Response: Enero 2016

Desarrollo de Líderes

Cordialmente Suya

Desarrollo de Líderes

Todas podemos nombrar a mujeres que han dado forma a nuestras vidas, que nos han ayudado a crecer y a cambiar, que nos han mostrado la forma de vivir y de liderar. Mujeres Metodistas Unidas es completamente una organización de líderes. En todo el país y alrededor del mundo somos mujeres capaces que tener un impacto significante en nuestras iglesias, comunidades y en la vida de las mujeres, la niñez y la juventud. Esto no es de casualidad. Somos una organización con tantas líderes porque valoramos el liderazgo de las mujeres, porque somos mentoras y nos apoyamos unas a otras, porque intencionalmente ofrecemos oportunidades de liderazgo y porque nos damos espacio para desarrollarnos entre nosotras.

Los comités de nominaciones y los equipos de liderazgo tienen una gran responsabilidad al discernir y clarificar los roles de liderazgo y definir el trabajo que el grupo ha optado por asumir. Luego deben ubicar a personas expertas en esos roles. Pero todas tenemos un papel en la consolidación del liderazgo. Cuanto más ayudamos, más y más, nuestras hermanas se extienden y crecen, cuanto más construimos una base de experiencia, permitimos que más personas aporten sus dones al liderazgo de nuestra organización.

Al hacer este trabajo de desarrollo de líderes, estamos siguiendo los pasos de nuestros antepasados y estamos construyendo para el futuro. Cuando involucramos a mujeres de todas las generaciones, de cada raza/etnia y de cada idioma que hablan, estamos construyendo las Mujeres Metodistas Unidas del futuro. Las mujeres misioneras, diaconisas y líderes de nuestras organizaciones predecesoras consistentemente enlistaron y prepararon mujeres de todas las edades (incluyendo las que fueron atendidas por el trabajo), por medio de entrenamientos y experiencias que las prepararon para nuevas responsabilidades. Estas mujeres se convirtieron en líderes dentro de las instituciones que fundamos, así como dentro de Mujeres Metodistas Unidas y al mismo tiempo fueron líderes en sus hogares, iglesias y comunidades.

El Seminario Nacional es una manera en que Mujeres Metodistas Unidas apoya el desarrollo de liderazgo hoy en día, al equipar a mujeres de todas las conferencias de Estados Unidos con un profundo arraigo espiritual, información y experiencias relacionadas con la justicia social. En el año 2015 (dos mil quince), el Seminario Nacional se centró en cuatro temas prioritarios: la justicia climática, la desigualdad de la riqueza, la criminalización de la gente de color y la salud materno-infantil. Por lo menos durante los próximos cuatro años vamos a estar trabajando para expresar el amor de Dios por el mundo y el compromiso de Dios por el bienestar de la creación en estas áreas. Las personas presentes en el Seminario Nacional serán una parte integral de este trabajo.

Las participantes en el Seminario Nacional han crecido con esta experiencia y crecerán aún más, a través del trabajo con los encargados de la planificación en las conferencias, los distritos y a nivel local, al compartir lo que han aprendido, y al participar en la planificación y ejecución de la acción local. Algunas de las mujeres que participaron son miembros veteranas y algunas son nuevas en la organización. Algunas estarán ansiosas por ofrecer un programa o un taller y algunas buscarán involucrarse con la organización en la acción local, nacional o global. Espero que muchas puedan hacer ambas cosas.

Muchas de las participantes del Seminario Nacional se expusieron a salir del sitio donde se sentían cómodas y exhortaron a sus equipos misionales a hacer lo mismo, para extenderse a considerar ideas sobre cómo podemos participar de manera efectiva en los trabajos sobre estas cuestiones clave.

Nos lo debemos a nosotras mismas (y a las demás) el atraer participantes al Seminario Nacional para profundizar en el trabajo de la organización. Mi imagen de cómo vamos a hacer esto, implica el nutrir, guiar e involucrar unas a otras — no sólo asignando a una de ellas a tener un rol con responsabilidades bien establecidas o simplemente pensar que lo que han aprendido es interesante e informativo pero que no conduce a la acción.

En toda la organización de Mujeres Metodistas Unidas estamos ofreciendo y desarrollando liderazgo. El liderazgo es de vital importancia para nuestra capacidad de participar en la misión de Dios en el mundo.

Que el nuevo año les ofrezca muchas posibilidades tanto para cultivar como para compartir estos dones de liderazgo.


Harriett Jane Olson
Secretaria General
Mujeres Metodistas Unidas

holson@unitedmethodistwomen.org

Posted or updated: 1/5/2016 11:00:00 PM

January 2016 cover of response

Single Issues Available

Link opens in a new window. Digital: $2.50   Link opens in a new window. Print: $2.75 + Shipping

Listen online:

 
Facebook Tweet It Pin It
Email It Print It