RESPONSE: Enero 2017 Issue

La Inspiración del Presente

Cordialmente Suya

La Inspiración del Presente

¿Alguna vez han contando la misma historia varias veces en un día o en una semana a diferentes personas, simplemente porque la han encontrado muy poderosa o que les llegó al corazón y permanece en “la punta de la lengua” por un tiempo? ¡Ciertamente me ha pasado esto y a veces me sorprende que cada vez que las cuento, me emociono nuevamente! A menudo termino relatando y compartiendo estas historias que me cuentan o que vivo junto a ustedes --mujeres de distintas edades y en situaciones diferentes que se unen para hacer un trabajo significativo y poderoso. Sus ofrendas, sus deseos de decir lo que piensan (incluso cuando la voz se estremece), sus nuevas formas de organización y su fidelidad, me inspiran cotidianamente.

Una vez que la historia me llega, por lo general no incluye el número de veces que se invitó a las personas a participar, ni las limitaciones que surgieron inesperadamente, ni la ayuda solicitada que no se materializó. Sólo comparto la parte del relato que veo o que me cuentan ustedes: la historia del impacto que producen sus trabajos.

¿Cómo sería si pudieran enmarcar estas historias con algunas de perspectivas similares, liberadas por un momento de los desafíos que enfrentan y celebrar los resultados? Espero que así se sientan cuando leen historias en la revista response, en nuestro boletín informativo United Methodist Women News o en nuestro sitio web. Espero que estas historias las inspiren, y que sientan la necesidad de contarlas y de volverlas a contar.

A veces tenemos que dejar de hacer comparaciones con el pasado para darle lugar a la inspiración del presente. Una amiga me contó una vez, que había más gente en la Junta Administrativa de su iglesia que personas asistiendo el domingo por la mañana. Me cuesta imaginar esas reuniones, pero me resulta fácil imaginar que cualquier trabajo que hayan comenzado para repensar las maneras de adorar y servir a la comunidad será eclipsado en comparación con esa situación. ¿Podría ser posible que nosotras hiciéramos lo mismo con algunos de los trabajos que realizamos?

¿Qué les parece si hacemos un pacto de buscar las historias inspiradoras entre nuestras líderes y nuestra membresía? --personas que asisten a la Misión u, que trabajan en favor de la justicia climática o que están apoyando y desarrollando unidades de Mujeres Metodistas Unidas en prisiones para mujeres o que trabajan con Justicia para Nuestros Vecinos u otras organizaciones en sus áreas para atender a las mujeres y la niñez que son inmigrantes y refugiados o que están reexaminando sus presupuestos locales, distritales y conferenciales para hacer ajustes en sus gastos y poder continuar contribuyendo a las Donaciones Misionales. Esta lista nunca se acaba.

Sabemos que las Mujeres Metodistas Unidas tienen una historia inspiradora y nuestra celebración por los 150 (ciento cincuenta) años de servicio y acción continúa, es un gran momento para recordarlo y contárselo a los demás. Lo que algunas veces extrañamos en nuestro anhelo de hacer más y llegar a más gente, es que también tenemos un legado inspirador. Muchas de nosotras estamos unidas realizando cosas que nunca hubiéramos soñado posible. Estamos escuchando el llamado de Dios, arraigándonos en el amor de Dios, educándonos y preparándonos para volcarnos al servicio y la abogacía.

¡Mujeres Metodistas Unidas, ustedes me inspiran! No seamos tímidas para contar (y volver a contar) nuestra historia.


Harriett Jane Olson
Secretaria General
Mujeres Metodistas Unidas
holson@unitedmethodistwomen.org

Posted or updated: 1/12/2017 12:00:00 AM

January 2017 cover of response

Single Issues Available

Link opens in a new window. Digital: $2.50   Link opens in a new window. Print: $2.75 + Shipping

Listen online:

 
Facebook Tweet It Pin It
Email It Print It