Response: Julio/Agosto Issue

¿Cuál Es Tu Por Qué?

Cordialmente Suya

¿Cuál Es Tu Por Qué?

Es posible que hayan leído un artículo, visto un video o escuchado una charla de TED donde hablan de lo poderosas que son las personas (y las organizaciones) cuando tienen en claro el por qué de lo que están haciendo y no solamente se enfocan en la tarea que realizan. Esto a veces se conoce como el "poder del por qué".

Hace varios años atrás, me sentí un poco insegura durante una actividad para conocer a mujeres líderes de todo el mundo en un evento de Mujeres Metodistas Unidas. En un círculo, nos pidieron que cada una compartiéramos algo en cuanto a ¿cómo se relaciona su trabajo actual con sus compromisos de vida? Ni siquiera estoy segura de cómo fue la pregunta exactamente, pero recuerdo haber pensado, ésta es una pregunta difícil para mí --mi trayectoria tiene tres etapas no relacionadas. Sin embargo, cuando me tocó hablar, me di cuenta de que había una conexión en mi historia.

Durante muchos años, he estado trabajando para crecer espiritualmente y entablar contactos y recursos que ayuden a otras personas a hacer lo mismo. Para mí, crecer espiritualmente también significa cultivar la lectura de la Biblia, la oración y la reflexión con otras personas indagadoras (santos, pecadores, escritores y artistas del pasado y el presente), con el esfuerzo deliberado de vivir mi fe que me lleva al servicio y a la abogacía por la justicia.

Desde mis primeras experiencias en la iglesia y en grupos pequeños, a participar como adulta en el Proyecto de Servicio en los Apalaches con jóvenes de mi propia iglesia y con los dueños de las viviendas con quienes trabajamos, a practicar leyes ambientales, y aprobar y financiar planes de limpieza para que las propiedades pudieran ser vendidas, a ofrecer liderazgo en la creación de publicaciones para apoyar el crecimiento espiritual de individuos y grupos pequeños, hasta mi trabajo actual con Mujeres Metodistas Unidas --todo está conectado.

Nuestro movimiento de mujeres ha sido un vehículo para mi propio crecimiento, desde el Calendario de Oración hasta la construcción de comunidad, la tutoría de niños y niñas, y la participación en manifestaciones públicas y llamados a lograr cambios sistémicos. He escuchado de la membresía de todo el país que esto es cierto para ustedes también. Saben que las lecturas diarias del Calendario de Oración están directamente relacionadas con nuestras prioridades de justicia social y de empoderar a las mujeres, esto no es sólo una estrategia, sino un llamado a ayudarnos a comprender y reflejar la imagen divina en la que hemos sido creadas (Génesis 1:27). Nuestra fe hace que nos sintamos impulsadas a defender y cuidar a todos los niños y niñas, especialmente a las criaturas de color vulnerables que son criminalizadas en las escuelas y separadas de sus familias en nuestras fronteras, mediante la detención y la deportación. Lo hacemos porque debemos.

Las líderes de todo el país y de todo el mundo, junto con el personal de Mujeres Metodistas Unidas están comprometidas a pensar sobre nuestro movimiento y nuestra organización de maneras nuevas.

¿Cómo podríamos reunirnos como mujeres hoy en día para escuchar nuevamente el llamado de Dios cuando el Espíritu Santo nos presenta claramente el testimonio de las Escrituras? ¿Cómo necesitamos organizar nuestros recursos para financiar el trabajo? ¿Cómo tenemos que organizarnos para el servicio y para actuar en defensa de la justicia? Hacemos todo esto por nuestro “por qué” –involucrándonos nosotras mismas en la tarea de crecer espiritualmente y de vivir una vida plena de fe al responder “sí” al llamado de Dios.


Harriett Jane Olson
Secretaria General
Mujeres Metodistas Unidas
holson@unitedmethodistwomen.org

Posted or updated: 7/9/2018 12:00:00 AM
Facebook Tweet It Pin It
Give Now
Email It Print It