response: setiembre/octubre 2021

Cordialmente Suya: Trazando Nuestro Camino

Cordialmente Suya: Trazando Nuestro Camino

Cuando las instituciones misionales nacionales y las organizaciones compañeras solidarias de todo el mundo celebran importantes aniversarios de servicio misional, puedo escuchar maravillosas historias de cambios y de nuevos comienzos. Organizaciones que se fundaron para confrontar un problema en 1880, se han adaptado para lograr cambios en sus vecindarios y en el mundo. Algunas se han tenido que mudar a otros lugares. Algunas han crecido al crear sitios de redes sociales de comunicación. Todas reafirmaron sus propósitos, actualizaron sus objetivos, llevaron adelante el llamado a servir a Dios y al prójimo. Y la mayoría ha cambiado varias veces el nombre y el logo de la organización.

Lo mismo ha ocurrido en Mujeres Metodistas Unidas. Las mujeres se unieron para responder al llamado de Dios en todas las denominaciones que ahora forman parte de la Iglesia Metodista Unida. Fundaron escuelas, hogares, proyectos misionales y centros comunitarios. Capacitaron al personal misional y a las diaconisas y se pronunciaron contra la injusticia y en apoyo de las personas marginadas. Trabajaron en ciudades y áreas rurales en los Estados Unidos y alrededor del mundo.

También recorrieron los cambios en la iglesia. La unión de 1939 que creó la Iglesia Metodista reunió a mujeres de las sociedades misionales nacionales y mundiales de las denominaciones asociadas. Las mujeres encontraron la sensibilidad misionera que tenían en común. Trabajaron para unirse con sus diferentes historias y formar nuevas sociedades. Las mujeres de la Iglesia Evangélica de la Hermandad Unida tenían una historia similar de mantenerse unidas a través de los cambios en la iglesia. Todas vinimos unidas a reunirnos en 1968 y llevamos con nosotras, nuestras valiosas historias.

También hemos visto cambios en la forma en que las mujeres se relacionan con la iglesia. Las sociedades que comenzaron como organizaciones independientes, pasaron a ser parte de la estructura de la iglesia, a veces a pesar de las objeciones de las mujeres y conferencias generales en las que no tenían derecho a participar. Las sociedades independientes se convirtieron en "divisiones" de las juntas misionales de las iglesias, con distintos niveles de independencia. En la Iglesia Metodista Unida, los proyectos misionales de las mujeres fueron asignados a la junta de misiones en 1964, donde permanecieron hasta hace poco tiempo. Un resultado inesperado de esta medida fue que la División de Mujeres concentró sus esfuerzos en la educación misional y la acción social cristiana. Hemos cambiado y profundizado nuestro trabajo en medio de desafíos, enfocándonos en las mujeres, la niñez y la juventud y en el llamado de Cristo.

Nada es más constante que el cambio, dice el refrán. El panorama actual de nuestra iglesia es inestable y se avecinan cambios. En este momento, Mujeres Metodistas Unidas se ha preparado tomando las medidas necesarias.

Somos y seremos un lugar para todas las mujeres que quieran trabajar juntas en una misión enfocada en las mujeres, la niñez y la juventud. Las mujeres siempre han podido ser parte de la membresía de Mujeres Metodistas Unidas sin ser miembros de la Iglesia Metodista Unida, pero hemos hecho cambios en los estatutos para dejar en claro que no importa lo que decida la iglesia o la conferencia sobre apartarse o permanecer en la denominación, cada mujer podrá permanecer en Mujeres Metodistas Unidas.

También estamos mirando nuestra propia situación y la gran oportunidad que tenemos de dar la bienvenida a mujeres que quieran integrarse a nuestra membresía. A través de investigación y pruebas, hemos estado trabajando con la membresía, las líderes y las mujeres no miembros, para planificar nuevas oportunidades para que las mujeres se unan y participen para trabajar juntas a nivel local y mundial con las mujeres, la niñez y la juventud. ¡Nuestras iglesias y comunidades están llenas de oportunidades para hacer nuevas conexiones! Estamos entusiasmadas por nuestro brillante futuro.

El cambio es parte de nuestra historia al responder al llamado de Dios. Prepararnos para el cambio y trazar nuestro camino es también parte de nuestra historia. Dios sigue llamándonos y nosotros seguimos respondiendo.

HARRIETT JANE OLSON
Secretaria General
Mujeres Metodistas Unidas
 

Posted or updated: 9/15/2021 12:00:00 AM
response

Buy the current issue

Link opens in a new window. Digital: $2.50   Link opens in a new window. Print: $2.75 + Shipping

Listen Online:

Share Your Story!
Do you have a story you’d like to see in response? Submit your story and photos at unitedmethodistwomen.org/mystory


Click HereSubscribers: Click to Log in.

Subscribe to response.

Click Hereresponse home page
Click Hereall response articles
Click Hereresponse audio
Click Here한국어 자료
Click Hereen español
Click HereResponsively Yours
Click HereSubscription and Contact Information

Contact response:
* Tara Barnes: Editor