RESPONSE: Octubre 2014

El Buen Compañerismo Solidario

Cordialmente Suya

El Buen Compañerismo Solidario

¿Qué es un buen compañerismo solidario? Escuchamos historias sobre organizaciones que se unen para fortalecer su trabajo y también vemos sociedades que se unen y que no funcionan, con socias y socios estresados y con expectativas no cumplidas. Recientemente, hemos estado pensando en cómo podemos mejorar el trabajo que realizamos en compañerismo solidario.

El buen compañerismo solidario se basa en el respeto mutuo. El compañerismo solidario no necesita ser del mismo tamaño, tener la misma misión o incluso estar organizado de la misma manera. Los integrantes necesitan comprender el valor que aportan a la relación. Ya sea una congregación, una organización de servicio o un ministerio apoyado financieramente, son los valores que el compañerismo solidario reconoce de mi grupo de Mujeres Metodistas Unidas donde cocinamos galletas o proveemos voluntarias o contribuimos monetariamente. Esto es algo que mi grupo tiene que entender. Las relaciones pueden ser tensas si las expectativas no están claras. Si queremos crear conciencia de los problemas de la comunidad y considerar oportunidades de abogacía, pero lo que nuestros compañeros solidarios realmente necesitan es tener más gente voluntaria los miércoles por la mañana, ambas partes van a estar sorprendidas (y probablemente decepcionadas).

Un buen compañerismo solidario significa colaborar mutuamente para cumplir objetivos importantes. El mejor compañerismo solidario ayuda a ambas organizaciones a abordar un alto valor estratégico y de trabajo. Si un compañero solidario se ofrece para trabajar con usted en un asunto o proyecto y en ese momento usted está enfocada en otras cuestiones o proyectos, su atención y prioridades no pueden alinearse. Está bien rechazar estas invitaciones de entrada y dejar la puerta abierta para futuras colaboraciones.

Finalmente, un buen compañerismo solidario hace que las organizaciones se sientan orgullosas de trabajar juntas. El trabajo que realizan en conjunto es importante, está alineado con sus objetivos y se suma a la credibilidad y el respeto de todos los involucrados. Usted sabe que esto está sucediendo cuando es fácil recordar que tenemos que invitar a unos y a otros para la planificación, cuando los roles compartidos se convierten en rutina y cuando el trabajo solidario en conjunto es reconocido públicamente. Entre unos y otros es sorprendente cuando la toma de decisiones es independiente y afecta el trabajo en conjunto o cuando pareciera que se "toma crédito" por el trabajo realizado por otros, lo que indica que el compañerismo solidario da por sentado a la otra organización o no se sienten orgullosos de estar trabajando juntos. Es casi seguro que el resultado será de frustración y decepción, y echará a perder cualquier impacto positivo.

Mujeres Metodistas Unidas está en compañerismo solidario con algunas organizaciones muy buenas. Aún hay espacio para más, cuando tenemos en claro nuestra misión y lo que aportamos a las relaciones. Para lograr un buen compañerismo solidario, tenemos que ser compañeras solidarias buenas, lo que significa estar enfocadas en nuestra misión e invertir nuestros esfuerzos en relaciones donde juntas podamos mejorar, y seguir a Dios en la fe y el servicio con las mujeres, la niñez y la juventud de todo el mundo.


Harriett Jane Olson
Secretaria General
Mujeres Metodistas Unidas

holson@unitedmethodistwomen.org

Posted or updated: 9/29/2014 11:00:00 PM
Facebook Tweet It Pin It
Email It Print It