Response: Mayo 2015

La Felicidad en Dios

Cordialmente Suya

La Felicidad en Dios

Al unirnos a Mujeres Metodistas Unidas tenemos la oportunidad de participar activamente en algo más grande que nosotras mismas. Desde el principio, las fundadoras y líderes de las asociaciones de misioneras en el extranjero sentaron las bases para nuestra organización con el anhelo de estar involucradas en algo "útil". No abandonaron el desarrollo de la fe, las responsabilidades familiares ni la participación en sus congregaciones locales; sin embargo, encontraron en el trabajo misional de las mujeres, la oportunidad de aprender acerca de las situaciones de mujeres en sus propias ciudades y pueblos, y alrededor del mundo, para luego estar abiertas para que Dios las encaminara a vivir en plenitud su discipulado en testimonio, servicio y abogacía.

He escuchado situaciones similares cuando viajo de un lugar a otro y hablo con miembros de Mujeres Metodistas Unidas acerca de lo que las entusiasma, de lo que quieren hacer más y de cómo ven el papel de nuestra organización en nuestra denominación y en el mundo. "Quiero poder marcar una diferencia" alguien dirá. O "Quiero estar involucrada en algo más grande que yo y en causas que escapan la supervivencia institucional".

He estado pensando acerca de estas aspiraciones a medida que leo acerca de las esperanzas y los sueños de las mujeres más jóvenes de la actualidad. Un aspecto que todas tenemos en común es poder marcar una diferencia.

También he estado pensando en esto, mientras nos preparamos para el estudio de crecimiento espiritual de 2015, Creadas para Ser Felices. Cómo Entender tu Vida en Dios. Al igual que yo, es probable que tengan listas de los "10 aspectos principales" que prometen alcanzar la felicidad, la plenitud y el equilibrio en su vida. Personalmente, no trato estas listas como un evangelio, pero creo que son interesantes por lo que nos dicen acerca de los anhelos de nuestra era. Estas listas atraen a los lectores porque muchos de nosotros no estamos tan felices, ni vivimos en plenitud o equilibrados como nos gustaría estar. Es interesante para mí, que muy a menudo, estas listas animan a los lectores a desarrollar los aspectos espirituales de sus vidas, a valorar las relaciones, a descubrir y aprender sobre el mundo, sus maravillas, y sus necesidades para comprometerse en asuntos más grandes que ellos mismos.

Por supuesto, es posible quedar atrapado en la planificación de los aspectos de nuestro trabajo que parecen muy mundanos. ¿Hemos hecho circular la información que el equipo tendrá que revisar para tomar una buena decisión? ¿Los participantes encontraron la manera de llegar a la reunión? ¿Hemos coordinado el tema de la presentación en las pantallas y las actividades de manera que podamos hacer las conexiones? ¿Nos ocupamos de atender a las personas que necesitan una dieta especial? Qué importante es cuando todos los aspectos están organizados en su totalidad.

Cuando ponemos esto en perspectiva, lo que se destaca es que nos preocupamos por todas las cosas aparentemente pequeñas porque estamos comprometidas en algo más grande que nosotras mismas. Esto sucede porque vemos las necesidades del mundo y la abundancia de Dios, y sentimos el llamado de seguir involucradas para marcar una diferencia. Estamos realmente felices de poder responder al llamado de Dios, de involucrarnos en nuestro propio proceso de transformación, de conectarnos con nuestras hermanas y de marcar una diferencia en el mundo.

Gracias a Dios.

Harriett Jane Olson
Secretaria General de las
Mujeres Metodistas Unidas
holson@unitedmethodistwomen.org

Posted or updated: 5/4/2015 11:00:00 PM
Facebook Tweet It Pin It
Email It Print It