response: Febrero 2014

Los Susurros del Espíritu

Cordialmente Suya

Los Susurros del Espíritu
Cordialmente Suya: Harriett Jane Olson

Son las cinco de la mañana en New York y el despertador está sonando. Con mucha pereza salgo de la cama y voy al otro cuarto a apagarlo. Esto hubiera sido algo normal para mí en un día de trabajo para las Mujeres Metodistas Unidas, pero hoy era el día que iba a descansar y a dormir más tarde. Mi frustración aumentó porque el día anterior, mientras volaba para regresar a casa, pensé varias veces en que tenía que desconectar la alarma del reloj; lo pensé también en el aeropuerto mientras leía los correos electrónicos, mientras esperaba por mi equipaje y por un momento, cuando finalmente llegué a mi casa y enchufé el teléfono celular para que se cargara durante la noche.

¿Qué es lo que me pasó? Pensé en el despertador pero no hice nada para desconectar la alarma.

¿Cuántas veces le ha sucedido que pensó en invitar a alguien a un programa o reunión de las Mujeres Metodistas Unidas y no lo hizo? Algunas veces pienso en esto durante un evento: "Podría haber llamado a Jane; a ella le hubiera encantado esto y hubiese sido divertido estar juntas aquí". Algunas veces lo pienso cuando escucho o leo en el boletín el anuncio de una reunión. "¡Oh! Quizás Tanya quiera venir de Drew a este evento." o "¿No sería interesante y divertido que las estudiantes universitarias que vienen a nuestra iglesia, vinieran conmigo?" o "Si planificáramos este evento junto con los Hombres Metodistas Unidos lograríamos una respuesta más poderosa en contra de la violencia doméstica".

Quizás ustedes experimenten esto también. Un pensamiento viene a nuestra mente y nos entusiasmamos con la idea pero no es el momento conveniente para ejecutarla y cuando tenemos el tiempo para hacerla, ya nos olvidamos de la idea y dejamos que la rutina diaria y el hábito prevalezcan.

¿Qué sucedería si esos pensamientos no son ideas pasajeras pero un susurro del espíritu?

¿Piensan que tanto ustedes como yo podríamos aferrarnos a esas ideas de lo que podemos lograr y crear el hábito de ponerlas en acción? Quizás podríamos tener siempre a mano el pequeño cuaderno de notas de las Mujeres Metodistas Unidas o el Calendario Cuadrienal y escribir esas ideas cuando se nos vienen a la mente, así no las olvidamos. Quizás podríamos llevar con nosotras el Calendario de Oración para ese propósito y anotar estas posibilidades para la semana siguiente para que cuando realizamos nuestras devociones diarias, las tengamos como un recordatorio y les demos así el seguimiento apropiado. Quizás puedo mandarle un mensaje a mi amiga: "¿Estás ocupada el 25 (veinticinco) de abril? Tengo una idea que podríamos realizar juntas".

Pensemos, oremos y actuemos al vislumbrar lo que puede ser posible y quizás podamos habituarnos a seguir las iniciativas del Espíritu de muchas otras maneras.


Harriett Jane Olson
Secretaria General
Mujeres Metodistas Unidas
holson@unitedmethodistwomen.org

 

Posted or updated: 1/31/2014 11:00:00 PM
response cover
 

Facebook Tweet It Pin It
Give Now
Email It Print It