response mayo 2014

Para Realizar la Misión de Dios, Organícese

Cordialmente Suya

Para Realizar la Misión de Dios, Organícese
Cordialmente Suya: Harriett Jane Olson.

Las organizaciones se crean y se mantienen para hacer cosas que los individuos que trabajan por su cuenta no pueden realizar. Responden a las necesidades de los miembros y de otros que se benefician de sus acciones. Nuestra historia es una de mujeres que se reúnen con un propósito común --su compromiso de fe las llevan a reunir fondos, desafiar leyes, mejorar las condiciones sociales y unirse entre sí para expresar a sus generaciones el amor de Dios en los lugares de sufrimiento del mundo.

Nuestro contexto actual es bastante diferente si lo comparamos con la forma que nuestras hermanas del pasado se organizaron. Inversiones ya no representan algo que sólo unos pocos privilegiados podían acceder, viajar internacionalmente es común y en comparación, relativamente fácil, y el acceso a la información --¡tanta información!-sobre las condiciones de vida de las mujeres y la infancia alrededor del mundo y en nuestros propios vecindarios está disponible fácilmente en las bibliotecas y en sus versiones digitales.

¿Qué necesitamos que las organizaciones hagan? Uno de los aspectos que las organizaciones realizan para sus miembros es el de evaluar y validar la información. El hecho de que podemos ver un evento que sucede en el otro lado del mundo en un video a través del internet, que mucha gente mira, no significa que sabemos si el propósito de ese video está siendo utilizado por alguien para lograr otros fines -que pueden ser buenos, como el promover un movimiento social positivo, o fines menos puros, como lograr ganancia o fama personal. Una organización con relaciones en una región puede ayudarnos a interpretar la inmensa cantidad de información y datos que tenemos a nuestra disposición para que podamos tomar decisiones con precisión.

Una organización puede ayudarnos a tener continuidad. Algunas veces, a todos nos pasa que en algún momento interrumpimos o nos alejamos de nuestras mejores intenciones. En una organización, sin embargo, si un miembro se enferma o tiene una crisis en el trabajo o en la familia, otros miembros entonces se mantienen activos y ayudan a que la obra continúe. También compartimos la responsabilidad en los proyectos de la organización, de tal manera que sean mucho más significativos que si estuviéramos trabajando individualmente.

Quizás lo más importante en esta era de grupos fragmentados y especializados, una organización puede convertirse en nuestra comunidad --grupo de personas que nos conoce, ama y respeta, que comparte nuestros compromisos profundos con Jesús y que vive cristianamente en la tierra, y al hacerlo así, construyen un mundo más piadoso y justo. Una organización puede expander y reafirmar lo "mejor de nosotras mismas".

Mujeres Metodistas Unidas es una organización con amplias conexiones que nos ayuda a evaluar e interpretar la información, que nos provee procesos para asegurar nuestra continuidad y que construye comunidades de fe que nos hacen crecer y nos apoyan. Nuestra oportunidad ahora es organizar y crecer de tal forma que logremos más trabajando juntas que separadas, y que podamos escuchar a Dios y amarnos unos a otros. ¡Estamos construyendo algo juntas!


Harriett Jane Olson
Secretaria General
Mujeres Metodistas Unidas
holson@unitedmethodistwomen.org

Posted or updated: 5/1/2014 11:00:00 PM
response cover
 

Facebook Tweet It Pin It
Give Now
Email It Print It