RESPONSE: Septiembre 2018 ISSUE

Planificandopara el Futuro

Cordialmente Suya

Planificandopara el Futuro

La Asamblea 2018 (dos mil dieciocho) ha sido una experiencia poderosa para mí. Fue maravilloso saludar a tantas hermanas (y a algunos hermanos), y compartir abrazos y algunas lágrimas mientras nos reuníamos, aprendíamos y adorábamos juntas. Mi corazón estaba listo para recibir el texto bíblico de nuevas maneras, a través de la danza, las reflexiones y la meditación personal. ¡Y el cantar! Me encantó cantar con miles de mujeres y esa maravillosa banda –compartir en alabanza a Dios, orar por nosotras mismas y estimularnos para la misión. Aprendí cosas. Siempre lo hago cuando estoy con Mujeres Metodistas Unidas.

La Asamblea también fue una afirmación al trabajo que el grupo asesor de programa (que incluye a la junta) y el personal han dedicado al plan estratégico de Mujeres Metodistas Unidas y al nuevo marco operativo. Además del trabajo entre bastidores, nos aseguramos de que el personal de Mujeres Metodistas Unidas y las integrantes del grupo asesor de programa dirigieran talleres y reuniones comunitarias, demostrando claramente que la membresía de Mujeres Metodistas Unidas son líderes de fe. Además, incluimos representantes de otras agencias Metodistas Unidas y organizaciones solidarias, y aprendimos mucho de ellos también. El énfasis en solidaridad fue visible en el numeroso grupo de líderes de las instituciones misioneras nacionales, el grupo de diaconisas y misioneros laicos que se sentaron juntos en el plenario, y en los obispos y las obispas que fueron parte del evento. También prestamos atención y actuamos con acciones relacionadas a nuestras cuatro prioridades de justicia social. Nos enfocamos en las propuestas para los talleres sobre temas y destrezas que son importantes para estas prioridades, y resaltamos la importancia de invitar a nuevas mujeres y adolescentes. Incluso tratamos de planificar nuestro autocuidado con comidas saludables y más espacio en el horario del programa (y sí, ¡recibimos sus comentarios!).

La respuesta entusiasta de las participantes a la Asamblea y la forma en que ya vemos cómo lo que se ha aprendido, se está poniendo en práctica, son un testimonio del plan estratégico y su implementación. ¡Prepárense con más innovación por venir!

Avanzar con el plan también significa reducir gastos. Todo el trabajo de Mujeres Metodistas Unidas está financiado por contribuciones de la membresía. La Donaciones para la Misión es el financiamiento que tenemos de la membresía actual, y las ganancias recaudadas de los fondos permanentes y de otros fondos, son las contribuciones de miembros del pasado. Mientras las Donaciones para la Misión han estado en una tendencia a disminuir, la baja del año pasado fue más de lo proyectado. La volatilidad del mercado de este año hace que no sea prudente esperar que las ganancias de donaciones anteriores proporcionen el margen necesario. Reducir los gastos siempre es difícil, especialmente porque implica reducciones de personal, pero confiamos en que las personas que acepten la oferta de indemnización voluntaria anunciada en julio respondan al llamado de Dios. Los extrañaremos terriblemente, pero sabemos que Dios continuará empoderándonos para avanzar de manera creativa y efectiva en la misión.

Como siempre, confiamos en sus oraciones y en sus contribuciones. Espero que se unan conmigo para mirar hacia adelante con la expectativa de la innovación que surge del plan estratégico mientras, juntas, ponemos en acción la fe, la esperanza y el amor.

 


Harriett Jane Olson
Secretaria General
Mujeres Metodistas Unidas
holson@unitedmethodistwomen.org

Posted or updated: 9/10/2018 12:00:00 AM
Facebook Tweet It Pin It
Give Now
Email It Print It